Casa consistorial

Casa Consistorial de Maella. El palacio, parte baja, y arriba la Torre del Reloj. Foto extraída de: http://www.telesc.en.eresmas.com

La casa consistorial de Maella, como especifiqué en mi primera entrada haciendo referencia a la Torre del Reloj, es el otro elemento patrimonial que conforma este Conjunto Histórico, catalogados como Bien de Interés Cultural. También es conocida como Casa de la Villa.

Este conjunto histórico está formado por el Palacio gótico y la ya reseñada Torre del Reloj.

Situada en la Plaza Mayor, en el bello centro de la Villa,  la Casa Consistorial fue construida antaño, más concretamente en el siglo XV, como asentamiento de fortificación, la cual protegía el distrito alto de Maella. El distrito alto se conoce como el casco antiguo, y el distrito bajo, la expansión territorial que supuso a Maella durante la época renacentista. Así pues, como se ha dicho, la Casa Consistorial serviría como elemento de fortificación y protección entre los dos distritos, quedándose en medio de los dos. En el siglo XVII pasa a ser Casa Consistorial de Maella.

Este edificio tiene dos etapas reconocidas: la primera, con su construcción en el siglo XV, y la segunda, haciendo referencia a una serie de reformas en la Casa Consistorial, que irían del siglo XVI hasta el siglo XVII.

El edificio de la casa consistorial está construido en piedra sillar, siendo de gran altura. Tiene, también, un cristal o ventana alargada en forma de semi-circulo. También, tiene un remate fortificado con almenas de doble punta.

El cuerpo central esta dominado por la Torre del Reloj, descansando bajo ella un gran arco de descarga ciego, enmarcado en sillares.

Casa Consistorial de Maella. En ella, se adivina la parte central, así como las grandes ventanas o el arco. Foto extraída de http://www.dehuesca.com

Durante la época barroca, la segunda etapa, se añadieron en la Casa Consistorial dos portadas barrocas y un balcón sobre ménsulas.

Se especula con que, la Casa Consistorial, en su primera etapa, fuera el Palacio fortificado de los Ariño entre 1428 y 1458, señor propietario de la Villa de Maella. Si este caso fuera cierto, estaríamos hablando de que Maella sería la única población aragonesa con dos palacios señoriales: uno en la parte baja-media, la Casa Consistorial o Palacio fortificado de los Ariño, y otro en la parte alta, situado en lo alto de la meseta, de los Pérez de Almazán (dentro del Castillo del Conde de Aranda).

 

Monasterio de Santa Susana

Vista del monasterio de Santa Susana desde la carretera. Foto extraída de: http://www.turismodezaragoza.es

El monasterio de Santa Susana, más conocido como La Trapa, se encuentra situado en las afueras del municipio de Maella, más concretamente a 6 km. lejos, dirección Fabara.

Este monasterio fue construido en el siglo VI por los Monjes de San Benito. El monasterio de Santa Susana, además, tiene una gran importancia debido a que es la primera fundación trapense establecida en España, en el siglo XIX.

Su leyenda cuenta que, Santa Susana, que le da nombre al monasterio, fue asesinada allí, y enterrada dentro. Santa Susana, que se fue de Roma por ser martirizada, escapó hacia Amposta (Tarragona) y, disfrazada de hombre, fue degollada en el monasterio de Santa Susana por la conquista musulmana acaecida.

La historia del monasterio siempre ha ido ligada a abandonos, reconstrucciones constantes, expolios e, incluso, de destrucción. A día de hoy, aunque sigue en pie, su estado de conservación es bastante malo debido a su abandono.

Interior del monasterio de Santa Susana, con evidentes signos de abandono. Foto extraída de: http://www.dehuesca.es

Siendo levantada, como se ha dicho, por monjes de San Benito, Benidictinos, fue reconstruida por La Orden de Calatrava. En el siglo XIII, fue cedida a Jaime I el Conquistador, Rey de Aragón, el cual volvió a reconstruirla.

Una anécdota histórica es que, en el siglo XVI, cuando Miguel Pérez de Almazán era el propietario de Maella y, por ende, del Castillo o del mismo monasterio de Santa Susana (entre otros), este intento crear un poblado al lado del monasterio, el cual se iba a llamar Villanueva de Almazán. A día de hoy, no queda apenas nada de ese pueblo apartado del municipio de Maella, ni tan siquiera consta como pueblo a día de hoy.

En el siglo XVII el monasterio sufrió varios ataques. Los franceses en 1643, después de incendiar el Castillo del Conde de Aranda, pasaron al monasterio de Santa Susana, siendo esta destruida y saqueada por los soldados franceses. Los monjes ahí residentes fueron obligados a ver como todas sus posesiones eran saqueadas, robadas y/o destruidas a manos de los soldados. Posteriormente, fueron expulsados de su monasterio. El 1649 volvió a sufrir otra destrucción por parte de tropas catalanas, llamadas miquelets, dentro del contexto de la Guerra de los Segadores.

En ese mismo tiempo, el Monasterio, estuvo a punto de convertirse en un monasterio femenino, pero esta idea fracasó y se trasladó a La Magdalena, en el municipio de Caspe. Posteriormente, se sufrió una exclaustración por la Desamortización de Méndizabal, el 1835, por el cual se suprime el monasterio, dejándolo abandonado.

Hablando ya del monasterio como pieza arquitectónica, resaltamos sobretodo la nave-capilla gótica, aún en un estado óptimo de conservación debido a su construcción con materiales de piedra sillar. Tiene también, tres bóvedas. La del medio tiene una cruz de lis o el símbolo de la Orden de los Calatrava, haciendo referencia a los antiguos propietarios del monasterio.

Interior de la capilla gótica del monasterio. Foto extraída de http://www.wikipedia.es

Debido a su progresiva destrucción por falta de conservación, han desaparecido varías dependencias antiguas del monasterio. Aún queda en pie, eso sí, la parte perteneciente a la Iglesia. En la siguiente foto podemos ver su estado en ruinas:

Vista del monasterio de La Trapa en estado ruinoso. Foto extraída de: http://www.blogspot.com

Además, el uso actual que le da el Ayuntamiento al monasterio, a día de hoy, es nulo. Debido a su estado en ruinas y su deficiente conservación hace imposible darle ningún uso al edificio actual. Además, su localización al lado de una carretera con dificultades para su acceso, tampoco ayuda a la revalorización de uno de los edificios más importantes y singulares que tiene el municipio de Maella.

Más información sobre el monasterio:

-Galería completa de fotos sobre el monasterio de Santa Susana en Wikipedia.

Iglesia de San Esteban

Fachada principal de la Iglesia de San Esteban. Foto extraída de: http://www.turismodezaragoza.es

La iglesia de San Esteban es una de las dos iglesias que tiene el pueblo de Maella, juntamente con la Iglesia de Santa María, de la cual se hablará en otra publicación.

La ubicación de la Iglesia de San Esteban es, justamente, al lado del Castillo del Conde Aranda, casi tocando su muralla, al lado de la rampa de acceso hacia el Castillo.

La iglesia fue construida en el siglo XIII, aunque existen inscripciones en la nave lateral con el año 1100 grabado, exactamente, la fecha de 1111. Eso significaría que la nave fue erigida ese mismo año, aunque se tiene serias dudas, ya que por ese tiempo citado, la villa de Maella aún estaba bajo dominio musulmán.

La iglesia de San Esteban perteneciente al estilo románico, aunque algo tardío. Su nave tiene una ábside semicircular cubierta con una bóveda de crucería apuntada sobre arcos fajones, típico del románico. Posteriormente, se añadieron dos naves laterales.

La fachada de la iglesia es lisa, de mucha alzada, con una espadaña con tres huecos, terminada con un frontón adornado con tres bolas. Tiene, como se puede observar en la imagen, tres puertas: las de ambos lados, son gemelas y tienen un arco de medio punto, siendo coronadas por un frontón. La del medio, por la cual es la puerta principal de acceso a la Iglesia de San Esteban, es la mayor, y está arquitrabada.

Detalle de la fachada, donde se observa con precisión el frontón, la altura de la fachada, y, en menor medida, detalles de sus tres puertas. Foto extraída de: http://www.iberrutas.com

En su interior existen diferentes inscripciones de años, entre ellos “1550” en una de sus bóvedas, “1820“, siendo este el año que se hizo una reforma importante dentro de la Iglesia.

En el año 1851 también se tiene constancia de que se hizo otra reforma, aunque de menor envergadura: se fortaleció los arcos de la Iglesia, los cuales estaban bastante deteriorados, y se arreglaron grietas del interior.

Por último, en 1858, se construyeron estribos de gran tamaño en las paredes posteriores para su reforzamiento.

Vistas del interior de la Iglesia de San Esteban. Foto extraída de: http://www.romanicodigital.com

Para terminar, y siendo este elemento no adjunto a la Iglesia de San Esteban, en uno de sus laterales existe una escultura de hierro, obra de Fernando Gamundi, de Jesucristo crucificado, en una pequeña plaza con vistas al río Matarraña.

Lateral de la Iglesia con la escultura de Cristo crucificado. Foto extraída de: http://www.vegueries.com

Más información sobre la Iglesia de San Esteban:
Una visita al subsuelo de la Iglesia

Pablo Gargallo Catalán

En esta nueva entrada, no voy a hablar sobre patrimonio tangible de Maella. Irá dedicada a la figura más ilustre que ha tenido Maella en el tiempo.

Hablaré sobre Pablo Emilio Gargallo Catalán. Gargallo fue uno de los escultores, dentro del panorama nacional, más reconocidos en el siglo XX.

Pablo Gargallo. Foto extraída de: http://www.zaragoza.es

Aún y haber nacido en Maella, un 5 de enero de 1881, rápidamente se traslada a vivir a Barcelona a la edad de 7 años, donde estudió y se formó como escultor, junto a importantes artistas de la talla de Picasso o colaborando con Lluís Domenech y Muntaner. Posteriormente, vivió en un barrio de París, donde conoció a su esposa: Magali Tartanson, con la que se casó el 1915 en Barcelona. Gargallo murió por un infarto en Reus, Tarragona, a la edad de 53 años, un 28 de diciembre de 1934.

Gargallo tiene diversos estilos. Uno, muy clásico y derivado del modernismo, y otro, con más trascendencia en su obra, que le da mucha importancia al vacío y a la forma. En este último estilo, utiliza mucho los metales, hierro, cobre, latón o plomo. Su obra más reconocida es “El Gran Profeta”, realizada en bronce el 1933, donde se puede apreciar la importancia que le daba a las formas y a los vacíos:

 

El Gran Profeta. Imagen extraída de: http://www.3.bp.blogspot.com

La escultura representa un personaje en pose desafiante, con su brazo derecho en alto y con un bastón en su otro brazo. Por la expresión de su rostro, parece que grite o este dando alguna lección a alguien. Actualmente se encuentra en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

El reconocimiento de Pablo Gargallo en el pueblo de Maella se hace notorio con su casa natal, la cual se encuentra musealizada. La casa dispone de piezas del artista maellano, así como también un archivo bibliográfico de Gargallo.

Casa natal de Pablo Gargallo en Maella. Foto extraída de: http://www.static.panoramio.com

También, actualmente, se encuentra en proyección instalar una copia de El Gran Profeta de Gargallo en medio de una rotonda que da entrada al pueblo.

Otros enlaces de interés: 

Obra de Gargallo relacionada con el deporte

Vídeo de Youtube con diversas obras de Pablo Gargallo.

Castillo de Maella

Panorámica general del Castillo de Maella. Foto extraída de http://www.maella.es

La siguiente entrada va dedicada al Castillo de Maella, imponente mole en ruinas que se alza sobre una meseta, la cual permite la visión de todo el pueblo de Maella y sus alrededores.

El castillo de Maella, de nombre oficial, Castillo del Conde Aranda, o, también, Castillo de los Ariño y Almazán, es de tipología castillo-palacio. Se desconoce la fecha exacta de su elaboración. Lo único que se tiene en constancia es que el 1507, don Miguel Pérez de Almazán compró la Villa de Maella y todas sus propiedades, las cuales incluía el Castillo. Así, el 1537 se tiene constancia de la construcción del Palacio del Castillo y también las armas de la familia Almazán.

Posteriormente, el Castillo pasaría por varias manos, siendo entre ellas de las más conocidas por el nombre que le da el castillo, la familia Abarca de Bolea, también conocidos como Condes de Aranda. Actualmente, el Castillo está en manos del Ayuntamiento de Maella.

Arquitectónicamente hablando, el Castillo de Maella es una construcción gótica-tardía. El conjunto presenta planta irregular, de forma trapezoidal y se accede a él mediante una rampa-escalera apoyada por la extensa muralla solida que tiene la edificación.

El imponente palacio consta de un enorme patio interior de dos plantas, la cual tiene una superficie de 100 metros. Anteriormente la planta tenia forma cilíndrica, lo cual denotan que la estructura tenía una función defensiva.

Uno de los elementos más representativos del Palacio es su puerta principal, de arco semicircular, y el cual constaba de un imponente blasón señorial de la familia Ariño, consistente en las tres manzanas de esta familia, que, a día de hoy, no está en su sitio pertinente.

Imagen de la puerta principal del Palacio, semicircular. Observese el detalle del blasón quitado de sitio, encima de la puerta. Foto extraída de: http://www.castillos-de-espana.com

No obstante, el Palacio también consta de otras puertas con blasones decorados que se conservan, como este que se muestra a continuación:

Puerta del interior del Palacio con un blasón de la familia Ariño, conservado en la actualidad. Foto extraída de: http://www.turismodezaragoza.es

 

A día de hoy, como se ha dicho, el Castillo se encuentra en estado de ruinas debido a las Guerras Carlistas del 1837, cuando un incendio destruyó el edificio. Es, también, el segundo Bien de Interés Cultural del pueblo de Maella, junto a la Casa Consistorial.

Panorámica del Castillo, donde se puede apreciar el estado de ruina progresiva. Foto extraída de http://www.maella.es

Enlaces de interés: 

Ficha del Castillo: http://castillosenaragon.org/Archivos/Descargas/Fichas%20castillos/ZARAGOZA/Caspe/CAS.%2012.%20FICHA%20MAELLA%20castillo.pdf

Ermita de Santa Bárbara

 

Ermita de Santa Bárbara. Foto extraída de http://www.turismodezaragoza.es

La ermita de Santa Bárbara se halla situada a lo alto del Monte Calvario, monte el cual está un tanto alejado del pueblo de Maella y ofrece bellas vistas del pueblo de Maella y sus alrededores, así como, también, del río Matarraña por su paso por Maella.

Vistas de Maella desde la Ermita. Foto extraída de Panoramio.es, realizadas por J.L. Oroñez.

La construcción de esta ermita de patrimonio barroco, de forma exacta, se desconoce, ya que se sabe que el edificio, y su entorno, tienen importancia para los habitantes de la prehistoria y época romana y media de Maella. Pero sí se conoce que el camino que conduce a la ermita, tenía un Via Crucis ya en el año 1654, construido por los hermanos franciscanos.

La construcción de la actual Ermita de Santa Bárbara, como tal, fecha de 1759, financiada por donaciones de los mismos vecinos de la vila de Maella. 12 años después, en 1771, se encarga a Pedro Llovet, escultor, para la construcción del retablo y tallas escultóricas. En el año 2000, de nuevo con la ayuda de los vecinos de la vila de Maella y del Gobierno de Aragón, se produjo una restauración de la ermita.

Vista del edificio principal, con dos de sus caminos que confluyen en la entrada a la Ermita. Foto extraída de: http://www.iberrutas.com

Además, otro de los intereses que suscita la Ermita de Santa Bárbara es la existencia de grabados e inscripciones que se suponen que pertenecen a la edad del neolítico. La deterioración de algunos de estas inscripciones dificultan la delimitación de la edad en que fueron hechos estos grabados. En 2013, la Ermita de Santa Bárbara fue declarada Bien de Interés Cultural debido a sus manifestaciones de arte rupestre.

La Ermita de Santa Bárbara consta de una planta que es de nave única, con tramos muy elevados y cabecera en forma de polígono, siendo que, el primero de los tramos tiene una bóveda de medio cañón con lunetos, los cuales aportan luz a la Ermita.

También consta de un pequeño pórtico antes de llegar a la nave. La fachada principal, tiene un arco de medio punto y una pequeña hornacina.

El actual estado de la Ermita de Santa Bárbara es un tanto deficiente, debido a la rotura de varios cristales de su fachada principal, así como también la fachada lateral, supuestamente mediante objetos como piedras.

Como anécdota para cerrar la publicación, se comenta que el pintor Pablo Gargallo, al cual se le dedicará una publicación en un futuro no muy lejano, utilizaba arena del entorno de la Ermita para la realización de sus obras escultóricas.

Fuentes de interés:

Entrevista en Aragón Radio con el concejal de agricultura de Maella: http://www.aragonradio.es/podcast/emision/zaragoza-desconocida-la-ermita-de-santa-barbara-de-maella

Vistas de Maella desde Santa Barbara: https://www.youtube.com/watch?v=sosn4ZoYlUI

La torre del Reloj

Cuando nos adentramos poco a poco al pueblo de Maella, observamos como su vista panorámica está copada por dos elementos patrimoniales que sobresalen del resto del pueblo. Hablo de la Torre del Reloj, seguido del Castillo, este último siendo alzado por una montaña.

Vista panorámica de Maella, con la Torre del Reloj en la izquierda, y el Castillo a la derecha.

Hoy quiero hablar del primero. La torre del Reloj de Maella. La torre del Reloj es, primeramente, una estructura vertical de 48 metros de largo, siendo construida entre el siglo XI-XV.


Vista de la Torre del Reloj desde el Castillo.

Sus primeros 20 metros de longitud la compone una estructura de estilo románico. Esta primera parte se construyó entre el siglo XI-XII, y existe la creencia de que la Torre del Reloj sirvió como uno de los elementos base en la fortaleza primitiva del pueblo. Los otros 28 metros restantes, terminado en forma octogonal, es de estilo mudéjar, construidos en el siglo XV. La estructura, en su cúspide es bañada en una cubierta de bronce, con una figura de un gallo, llamado Lo Gallet en Maellano, en lo más alto de la torre.


Vista principal de la Torre del Reloj


Parte superior de la Torre del Reloj, con lo Gallet en la cúspide.

En el siglo XVI, se inició una sobre-elevación del terreno, aunque la Torre mantuvo intacta su función civil que, aún día, conserva. Más concretamente, su función civil reside en ser el Ayuntamiento de Maella, como su mismo nombre indica en su puerta: “Casa de la Villa”

Aunque la principal característica de la Torre del Reloj de Maella es que se trata de una de las pocas torres civiles no medievales que existe en Aragón. Todo esto le ha permitido ser a la Torre del Reloj ser catalogado como Bien de Interés Cultural. Junto a la Torre del Reloj se encuentra, también, la Casa Consistorial, elemento que será analizado más adelante, pero que forman juntas un conjunto arquitectónico catalogados, los dos, como BIC, catalogación que se le dio el año 2002.

Dentro de la Torre del Reloj, se encuentra también la capilla de la Virgen del Portal, sostenida por un arco, situada en la primera planta de la Torre. En este lugar se ofrece Misa y, también, tiene lugar la ofrenda de flores cada 9 de agosto, dentro de la festividad local.


Capilla de la Virgen del Portal sobre arco.

La Torre del Reloj sufrió una restauración el año 1981, por el cual se sustituyeron la antigua escalera por una de nueva; la ampliación de un salón de sesiones con el objetivo de aumentar el espacio para las sesiones del Ayuntamiento. Por el exterior, la restauración consistió en la colocación de tres relojes en la Torre, y la restauración de la decoración en azulejo.

Actualmente, como anteriormente se ha comentado, la Torre del Reloj sirve también como oficinas del Ayuntamiento del pueblo de Maella, razón por la que también se conoce a la Torre del Reloj como Torre del Ayuntamiento, siendo este uno de los símbolos más notorios, por no decir el que más, del pueblo de Maella.